Entrevista a Angelina Baena García, vicepresidenta 1ª y presidenta de la Sección Catalana de AEFI

Siempre hemos dicho que el verdadero corazón de AEFI son sus socios. Pero hoy queremos daros a conocer “nuestras arterias”, a las personas que, dentro de la organización de AEFI, y de forma altruista, gestionan la Asociación como canales que transportan la ilusión y las ideas que fluyen por nuestros pasillos.

Y hoy queremos continuar con esta iniciativa con Angelina Baena García, vicepresidenta 1ª y presidenta de la Sección Catalana de AEFI desde 2012.

Esta será una breve entrevista que nos permitirá conocer otra pequeña parte de qué es AEFI, junto con sus socios.

Como introducción, Angelina es licenciada en Farmacia por la Universitat de Barcelona y Especialista en Farmacia Industrial y Galénica y Análisis y Control de Drogas. Actualmente trabaja como Regulatory Affairs Specialist en Ferrer, después de iniciar su andadura profesional en Sanofi y, posteriormente, en Laboratorios Gelos, como directora del Área Científica (posteriormente integrados en Ferrer).

A continuación, sin más dilación, comenzamos con la entrevista.

Empecemos con una pregunta personal

¿Te gusta leer? ¿Cuál es tu libro favorito? En general me gustan los libros de novela histórica.

¿Cuál fue la asignatura que más te costó en la carrera y por qué? Física-química. Qué me perdone el que me esté leyendo y le guste, pero en mi caso ni me gustó, ni la entendí ni todavía sé para qué sirve. Pero la aprobé.

Y ahora comencemos con el ámbito profesional….

Sabemos desde cuándo ejerces el cargo de vicepresidenta de AEFI; pero ¿desde cuándo eres socia? Pues creo que desde el año 84, justamente al poco tiempo de empezar a trabajar en Sanofi en el área regulatoria.

¿Cómo conociste la Asociación y hace cuánto de aquello? En aquel entonces, Joaquim Soler, director técnico de Sanofi, me habló de esta Asociación de la que él era socio.

Los niños, con su ilusión, tienen una pregunta favorita: ¿por qué? ¿Por qué decidiste formar parte de AEFI como socia? En aquella época, no existían redes sociales, ordenadores…Yo empecé haciendo registros con una máquina de escribir y papel carbón para hacer el duplicado. Solo teníamos teléfono y fax. En resumidas cuentas, el único foro de relación que teníamos con los compañeros de profesión era asistiendo presencialmente a cursos. Pero en aquella época, AEFI también ofrecía la posibilidad de participar en grupos de trabajo formados por socios. No sabía de ninguna asociación que los ofreciera.

Y, posteriormente, ¿por qué decidiste presentarte como presidenta?  Pasé de asistir a las reuniones de la Vocalía de Asuntos Regulatorios a gestionar un grupo de trabajo sobre Buenas Prácticas Regulatorias, y, de ese modo, terminé participando activamente en la Asociación. Empecé a relacionarme con muchos compañeros de profesión y, uno de ellos, miembro de Junta de sección, Neus Gabaldá, me propuso entrar en la Junta de la Sección Catalana como secretaria. Los acontecimientos se sucedieron y, sin darme ni cuenta, terminé implicándome más y presentándome con una candidatura a presidenta. Y, aquí estoy.

Tienes una amplia y dilatada carrera profesional, y, actualmente, un puesto de responsabilidad. Una carga de trabajo considerable, ¿no crees? Es cierto, bastante carga profesional y personal, si bien, ya mis hijos son mayores, ahora tengo un familiar a mi cargo con la enfermedad de Alzheimer que requiere mucha atención.

¿Cómo consigues compatibilizarlo todo?  Dedicando horas que las saco de mi tiempo de ocio. Pero a mí me gusta y tengo el apoyo y la compresión de mi pareja, con la que comparto todas las tareas no profesionales. Yo siempre soñé en hacer voluntariado, del de ayudar a las personas o para conseguir un planeta sostenible, colaborando en alguna ONG. No pudo ser, o por lo menos de momento no ha sido, pero pienso que ayudo a mi comunidad profesional con mi dedicación en AEFI. Cada uno hace lo que puede con pequeños esfuerzos o gestos en lo que sabe o cree que sabe. Y eso me llena mucho.

El reto más importante al que te hayas enfrentado como vicepresidenta de AEFI. Consensuar los Estatutos y el Reglamento de la Asociación y sacarlos hacia adelante el pasado año.

¿Por qué una Sección Catalana? ¿Cuál es el enfoque que le quieres dar a tu Sección, dentro de la agrupación de AEFI? AEFI se organiza en dos secciones, Centro y Catalana. Eso se debe a la distribución de la industria en el Estado español, pues mayoritariamente está en dos zonas geográficas, Madrid y Barcelona. Si, en un futuro, la industria se expandiera por otras áreas de la península, probablemente deberíamos disponer de otras secciones. Mientras tanto, esta organización nos permite dar un servicio de proximidad al socio y de cercanía tanto desde el punto de vista formativo como informativo. Disponer de un espacio próximo a nuestro trabajo y residencia, en nuestro caso el Colegio de Farmacéuticos, al que le agradecemos su generosidad en permitirnos realizar nuestras reuniones en sus instalaciones, nos facilita la comunicación y la eficiencia del servicio al socio.

Cuéntanos alguna anécdota alegre que te haya sucedido con AEFI. Pues más que alegre inolvidable: son los Symposium de AEFI de los años 90, que se organizaban en distintas ciudades españolas y en los que antes de la cena de gala se realizaba alguna actividad especial. En Santiago de Compostela vi funcionando el botafumeiro; en Mallorca, un concierto en las cuevas del Drach; en Tarragona, si no me equivoco, los Castellers; en Madrid, una fiesta imitando la verbena de la Paloma,… En fin, que el trabajo no está reñido con la diversión. Ahora continuamos compartiendo momentos magníficos, pero esto ya es imposible organizar. Ojalá algún día los podamos recuperar.

Y, ahora, una pregunta fácil de formular pero difícil de responder, porque nadie somos adivinos: ¿cuál es el futuro de la Sección Catalana de AEFI? El mismo que el de la Sección Centro. Somos un todo. Somos AEFI.

Y, en general, sobre AEFI como asociación. ¿Dónde te gustaría ver a la Asociación a diez años vista? Manteniéndose como un referente como asociación de técnicos de ámbito nacional y con mayor proyección internacional. Quiero matizar que no somos una patronal y destacar que lo que es AEFI, dónde estamos y lo que somos, no es el resultado del interés de las compañías en las que trabajamos, sino del interés que de forma individual y voluntaria dedicamos las personas que formamos parte de la comunidad AEFI.

¡Muchas gracias por tu tiempo, Angelina!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *